Karla

Testimonio

¿Qué aprendiste durante tu viaje a Canadá?

 

A ser mucho más agradecida con lo que tengo y con lo que no, a vivir el momento y a trabajar duro día con día para poder alcanzar lo que me propongo, a que nadie subestime mi juventud pero tampoco a traspasar los linderos antiguos que establecieron mis padres.

Aprendí a ser embajadora de cómo existen cosas muy buenas en México, a transmitir una ideología de integridad, honestidad y dedicación a través de lo que hago y no solo de lo que digo.

Aprendí a buscar y encontrar, y hoy por hoy sé que existen grandes personas e instituciones capaces de apostar por la juventud, por las nuevas ideas, por el crecimiento y la formación de una nueva generación.

¿Qué te gustó más y qué extrañaste de México?

 

Lo que más me gustó fue la amabilidad y disposición de los habitantes para brindar apoyo en actividades básicas a los estudiantes. Los paisajes maravillosos de los que pude ser participe. La cultura y mentalidad con la que se desempeñan en el día a día. El intercambio cultural del país, ya que Canadá cuenta con un gran porcentaje de extranjeros con los que puedes interactuar, aprender y aportar a su vida cotidiana.

Lo que más extrañé fue la  comida mexicana porque está llena de sabor y sazón.

Después de esta experiencia, ¿cómo percibes tu país?

 

De manera diferente, alguna vez aprendí que todo proceso es susceptible de ser mejorado, en México hay muchas cosas que podrían ser diferentes y mejores. Es por ello que hoy veo en mi país una gran oportunidad de crecer, de aportar, de aprender, de ser parte de la solución y ya no más del problema. Una manera de contribuir y no de quejarme. México es un país increíble, con grandes y extraordinarios recursos que en otros países quisieran.

¿Cómo te cambió la vida este viaje?

 

Me empoderó para poder seguir adelante con nuevos proyectos, me contactó con personas maravillosas que ahora son parte de mi nueva perspectiva de México y de su juventud. Contribuyó a mi visión de crear y dar, en lugar de arrebatar y exigir; de luchar y no abandonar los sueños, perseverar y ser parte de algo mucho más grande que yo.

Me hizo valorar especialmente a mi familia, la comida, los amigos y los recursos con los que cuenta este extraordinario país.

¿Qué mensaje darías a otras/os jóvenes?

 

“El orgullo del joven es su fuerza; el del anciano, su experiencia”.  Aprende, busca, arriesga, crea, innova, camina sobre el agua, renuncia a los miedos, y sueña en grande, escucha el consejo del que sabe, no menosprecies la instrucción, participa, esfuérzate y se muy valiente, rétate, supera, persevera, investiga, ama, apasiónate, no te canses de dar y hacer el bien, agradece y vive.

 

Te invito a participar de manera activa en instituciones como Fundación Mundo Joven, que cuenta con personas que te retan a ser mejor de lo que eres, que te invitan a superarte y a proponer un mejor México.

 

Busca proyectos y convocatorias que exploten gran parte de tus capacidades y habilidades, donde demuestres la mejor visión de ti mism@.

Vídeo de su experiencia

Otras experiencias de la 1a Generación

Esmeralda Méndez

Testimonio

Diana Santis

Testimonio

Juan Vázquez

Testimonio

Sandra Hernádez

Testimonio