Diana

Testimonio

¿Qué aprendiste durante tu viaje a Canadá?

 

Las clases fueron muy divertidas, mis compañeros eran de otros países y aprendí que aunque teníamos diferentes culturas y hablábamos diferentes idiomas, teníamos el mismo propósito de aprender el inglés y de llevarnos muy bien. Al conocer gente nueva supe cómo viven, lo que comen, etc. Además, el homestay estuve padre, compartimos cada día nuestras historias con la familia y otras/os jóvenes que ahí vivían, aprendí la forma en que las y los canadienses se relacionan, se organizar, qué actividades hacen, etc.

¿Qué te gustó más y qué extrañaste de México?

 

Lo que más me gustó fue la ciudad, ¡es maravillosa!, es muy segura, la gente es muy amable y siempre está dispuesta a ayudarte; el color de otoño es precioso, ver las hojas, pensar que tú lo estás viviendo en ese preciso momento, levantarse una mañana y ver la nieve, conocer diferentes bosques, el clima fresco, contemplar un atardecer en el mar y la luna tan cerca. Haber estado en Vancouver es un sueño hecho realidad.

 

Lo que más extrañé fue la comida mexicana, pero igual hay que probar diferentes sazones.

Después de esta experiencia, ¿cómo percibes tu país?

 

Al conocer  Canadá, país del que tengo un recuerdo bonito, ahora veo a México como un país lleno de culturas, y del cual lo que más valoro, es la alegría que da los diferentes colores, la calidez de la gente al recibir a personas extranjeras, la música que te hace sentir en familia, los ríos, nuestras selvas y nuestras diferentes lenguas indígenas que es muy importante no perderlas.

 

Lo que me gustaría cambiar en México, es el problema de la discriminación por ser o por hablar un idioma diferente, como una lengua indígena. Creo que tenemos que aprender que todos valemos igual, debemos de convivir en paz sin importar si eres de otro país, si tienes diferente cultura, debemos intercambiar ideas para tener una sociedad mejor en la que no haya conflictos por una simple diferencia o por querer poseer lo que un país tiene. Un país es diferente y eso es lo que lo hace especial y único.

¿Cómo te cambió la vida este viaje?

 

Fue la primera vez que salí del país, así que tenía muchos miedos, los que tuve que vencer y lo disfruté demasiado. Tuve nuevas experiencias conociendo nuevas culturas, comidas, idiomas. Estuvo genial convivir con otras personas aprendiendo inglés escuchándolo y hablándolo todo el tiempo, en la escuela y en la casa. Fue una gran aventura conocer la ciudad, los bosques, los parques, el clima, etc.

¿Qué mensaje darías a otras/os jóvenes?

 

Quiero decirles que este viaje que me han otorgado es el mejor regalo que he tenido, la verdad salir del país es una experiencia maravillosa, no solo es conocer otro lugar sino aprender muchísimas cosas. Cuando llegas a un país donde nadie te entiende es algo complicado, pero eso es lo que te anima y te empuja a que te esfuerces a aprender el idioma inglés, cuando te das cuenta cada vez le vas entiendo más y más.

 

No lo niego, sí estaba nerviosa pero se siente bien salir en tu zona de confort porque antes la verdad me daba miedo salir fuera, pero gracias a esta experiencia estoy tan animada que he ampliado mi panorama y ahora me gustaría estudiar la universidad en el extranjero, porque ahora estoy convencida de que cada vez que viajas y conoces otros lugares, aprendes nuevas formas de pensar que te ayudan a formar una persona segura de sí misma y que todo lo que te propones lo puedes lograr.

Otras experiencias de la 1a Generación

Esmeralda Méndez

Testimonio

Juan Vázquez

Testimonio

Karla Martínez

Testimonio

Sandra Hernández

Testimonio