Boletín 5

La 1ª generación concluye sus proyectos sociales/ambientales

  • Esmeralda, ante los obstáculos, va más allá y crea microempresa junto con otras jóvenes de su comunidad.
  • Karla impulsó una campaña de concientización sobre el uso del agua.
  • Xun continúa con su proyecto de fortalecer su cooperativa de producción local de café y chocolate artesanal.

Junio 2018

Esmeralda Méndez de Chenalhó, Chiapas, Karla Martínez de la Ciudad de México y Juan Vázquez (Xun Te) de San Juan Cancuc, también en Chiapas, terminan sus proyectos que impactan positivamente en sus localidades.

“Buscando oportunidades para Chenalhó”, abriendo camino para sus jóvenes.

El proyecto de Esmeralda Méndez fue motivar a las y los jóvenes de su comunidad a que sigan estudiando y que no repitan los patrones sociales de deserción escolar, embarazo a temprana edad y violencia hacia las mujeres.

 

Con apoyo de Ch’ieltik A.C., inició en marzo un taller con jóvenes donde, además de contar su experiencia en Canadá, proyectó el testimonio que grabó de una persona de su comunidad con licenciatura -hecho muy poco común en su contexto-, con la finalidad de demostrar que se pueden abrir a más oportunidades. Algunas de las cuestiones reflexionadas fueron: ¿Por qué muchas/os se casan a temprana edad?, ¿por qué una mujer solo debe casarse, tener hijos y mantener a su esposo [SIC]?, ¿por qué muchos/as se quedan a trabajar en el campo o se quedan a casa? Las y los jóvenes asistentes mencionaron que sus padres y madres toman las decisiones por ellas/os; que la falta de recursos, de interés en el estudio, de apoyo familiar y de dominio del español, les hace creer que no pueden hacer otra cosa más que repetir patrones sociales establecidos.

Vídeo compartido por Xluchal Jlumatik

Al reflexionar en grupo se dieron cuenta que por vergüenza, desconfianza o desinformación no buscaban orientación. Finalizaron la sesión con la idea de realizar una obra de teatro que reflejara la problemática. En abril, junto con las y los jóvenes del CECIT 18, realizó el guion basado en la vida real y que denominaron “Buscando oportunidades para jóvenes de Chenalhó.”

 

Pasado el tiempo Esmeralda se encontró con el obstáculo de no contar con el apoyo de sus compañeros/as para el montaje de la obra, sin embargo, con el apoyo de un profesor, y junto con otras compañeras formaron una microempresa de blusas bordadas -principal sostén de muchas familias de su comunidad-, la cual pudieron promocionar en la Feria de la Ciencia local.

Su microempresa se llama Xluchal Jlumatik, en español: bordados en nuestra comunidad. Las jóvenes se encargan de la creación de nuevos diseños, producción y venta en San Cristóbal de las Casas. A través del uso del vídeo, buscan sensibilizar a la población mexicana para que valoren todo el esfuerzo que conlleva la realización de sus blusas. Así Esmeralda y sus compañeras se abren una nueva oportunidad en Chenalhó, Chiapas.

“Captando vida”, por una nueva cultura del uso del agua.

En enero Karla Martínez inició su una campaña de sensibilización ambiental que llamó “Captando vida”, donde tuvo la oportunidad de trabajar con grupos infantiles, juveniles, matrimonios y con personas adultas de su congregación.

 

Su proyecto consistió en hacer un diagnóstico, compartir información audiovisual de la problemática de escases de agua y su consumo irresponsable en su delegación, Iztapalapa; así como dar alternativas sustentables, en especial sobre los sistemas de captación de agua pluvial. La reflexión colectiva siempre fue la parte medular de su propuesta.

 

Los principales obstáculos a los que se enfrentó es la falta de cultura de cuidado del agua, el desinterés, los problemas personales, económicos de sus vecinas/os y la resistencia a cambiar, ya que dificultan las nuevas formas de consumo ambientalmente responsable. Por ser año electoral, no tuvo apoyo de las autoridades delegacionales.

También realizó la campaña con sus colaboradoras/es en el trabajo y sus amistades, con quienes pudo difundirla a través del hashtag #YoCaptoVida. Mencionó “no soy la única que piensa que nos hace falta invertir más en este tipo de iniciativas, que promuevan un cambio social en pequeñas acciones que modifiquen nuestra cultura con respecto al medio ambiente y al prójimo.”

 

En su tarea de cambiar los hábitos de su propia familia pudo cambiar:

  • Lavarse los dientes con la llave cerrada.
  • Identificar goteras, repararlas o en su caso colocar un recipiente.
  • Reciclar el agua de la lavadora al enjuagar la ropa.
  • Lavar el auto con cubetas y no con manguera.

Al trabajar con la infancia encontró que ésta tiene gran influencia para corregir hábitos dentro de las familias, por lo que cambió su público objetivo para disminuir las resistencias encontradas.  Mencionó que “les emociona ser parte de un cambio, de una generación diferente, agradecen que escuchemos sus propuestas e ideas para mejorar el entorno.” Algunas niñas y niños expusieron el tema, con su apoyo en la generación de contenidos, en sus respectivas aulas.

En mayo encontró a más personas aliadas, dos jóvenes estudiantes de la FES UNAM en Aragón, estudiantes de la carrera de Comunicación y periodismo, habitantes también de Iztapalapa, quienes la apoyaron con el diseño y producción de folletos informativos, y con la difusión de su proyecto en su propia escuela.

 

Karla concluyó que “ser parte del cambio requiere perseverancia, trabajo duro, esfuerzo, dedicación y mucha fe. No es nada fácil luchar por aquello que no se ve, pero en cualquier área el resultado vale cada segundo de espera, de desgaste y de cansancio”.

“Stalel Chiapas”, por un comercio más justo.

Xun Te sigue trabajando para que su proyecto comunitario denominado “Stalel Chiapas” se materialice en el largo plazo. Éste consiste en consolidar una cooperativa de productores locales que procese, empaque y comercialice café y cacao, en diferentes puntos de distribución, evitando intermediarios y que, al mismo tiempo, genere oportunidades de empleo para las y los jóvenes de su comunidad.

 

En el transcurso de estos meses, Xun gestionó el apoyo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) para comprar equipos y maquinarias para la producción de café. Hasta el mes en curso se encontraba en pleno ejercicio del apoyo para un pronto arranque.

 

Su principal obstáculo hasta el momento es el registro de su marca para poder distribuir los productos en la Ciudad de México, sin embargo, lo ha logrado en tiendas de San Cristóbal de las Casas, Comitán y en la capital del estado.